Plazas y Parques de
Buenos Aires

Plaza DE LA REPÚBLICA

Plaza de la República
Agronomía
Almagro
Balvanera
Barracas
Belgrano
Boedo
Caballito
Chacarita
Coghlan
Colegiales
Constitución
Flores
Floresta
La Boca
La Paternal
Liniers
Mataderos
Monserrat
Monte Castro
Nueva Pompeya
Núñez
Palermo
Parque Avellaneda
Parque Chacabuco
Parque Chas
Parque Patricios
Puerto Madero
Recoleta
Retiro
Saavedra
San Cristóbal
San Nicolás
San Telmo
Santa Rita
Vélez Sarsfield
Versalles
Villa Crespo
Villa del Parque
Villa Devoto
Villa Gral. Mitre
Villa Lugano
Villa Luro
Villa Ortúzar
Villa Pueyrredón
Villa Real
Villa Riachuelo
Villa Soldati
Villa Urquiza
Índice

Plaza de la República: Mensaje del Intendente Municipal del 2-4-1929, BM Nº 1.779, confirmada por Ordenanza Nº 27.387-1973, BM Nº 14.467.

República: En conmemoración de la unidad de la República consagrada con la federalización de Buenos Aires el 21 de septiembre de 1880.

En esta locación, originalmente se erigía la iglesia de San Nicolás de Bari, de gran importancia, dado que allí se izó por primera vez la Bandera Argentina en la ciudad. Con el paso del tiempo, esta plaza sufrió varias modificaciones, y ahora sus dimensiones son mucho más reducidas que en el principio, siendo atravesada en la actualidad por la Avenida Corrientes para facilitar el tráfico hacia el microcentro de la ciudad.

En 1733 don Domingo de Acasusso mandó construir la iglesia de San Nicolás de Bari en la intersección de la calle del Sol, que más tarde se denominó San Nicolás, y luego avenida Corrientes, en la intersección con Carlos Pellegrini que por entonces ni siquiera tenía nombre. La construcción tenía un largo frente liso, sin molduras ni ventanas, guardaba todavía la sencillez colonial de su torre, la cual no poseía campana hasta que en 1900 se le realizaron reformas. La iglesia San Nicolás de Bari es la única iglesia colonial de Buenos Aires que ya no existe.

Cuando se fundó la iglesia, el solar era extremadamente pantanoso. El barrio era de gente muy común y pobre que se mantenían con la matanza de ganados para el abastecimiento de la ciudad. Las inmundicias de los animales dejaban olores nauseabundos. Allí tuvieron su primer convento las monjas Clarisas Capuchinas, que llegaron en 1750 desde Chile luego de un largo y penoso viaje y solamente moraron allí hasta 1753, fecha que fueron trasladadas a la iglesia de San Juan Bautista, parroquia de indios, por ser una zona poco salubre el predio en que se encontraba San Nicolás.

En esta iglesia, su párroco, Eduardo O'Gorman fundó un hogar para los niños que recorrían las calles pidiendo limosna, se llamó «Asilo de Huérfanos». Este cura era hermano de Camila O'Gorman, quién moraba frente a la iglesia y en 1847 protagonizó un escándalo pasional con Ladislao Gutiérrez, un sacerdote de una iglesia vecina. La historia terminó mal para ambos.

En 1936, se decide retomar el antiquísimo proyecto, propuesto en 1890 por el intendente Francisco Seeber, de abrir una avenida de norte a sur, cortando por el centro las manzanas entre Lima y Cerrito y Bernardo de Irigoyen y Carlos Pellegrini, desde Leandro Alem a Caseros. Con este fin, se expropiaron propiedades y se abrió una avenida de 100 metros de ancho y quinientos de largo, de Tucumán a Bartolomé Mitre. En el lugar del cruce con la avenida Corrientes que se continuaría ensanchando, se planeó una rotonda. Para concretar esta obra, el intendente Mariano de Vedia y Mitre decidió demoler la iglesia de San Nicolás. Habían sido allí bautizados personalidades como Mariano Moreno, Bartolomé Mitre y Manuel Dorrego, además de ser su torre el lugar donde fue izada por primera vez la bandera en 1812.

Se decía que el bloque radical de las cámaras presentaría un proyecto para que en esa rotonda se erigiera el monumento a Hipólito Yrigoyen. Pero, en 1936, Vedia y Mitre, de manera apresurada y en contra de las opiniones, encarga al arquitecto Alberto Prebisch la construcción de un obelisco, la cual, sin mucha planificación, se realizó en sesenta días; antes que los porteños reaccionaran, éste ya estaba construido. Su altura es de 67,50 metros y tiene cuatro ventanas, una en cada cara del ápice.

El obelisco se tornó inmediatamente en centro de las burlas y protestas de los porteños, tres años después de su construcción el Concejo Deliberante dispuso su demolición pero el intendente vetó la ordenanza y no prosperaron otras tentativas por derribarlo.

Esta plazoleta, o rotonda, que rodea el obelisco, sufrió infinidad de remodelaciones. Fue redonda, ovalada, rectangular con extremos redondeados, cortada y con "anexos" norte y sur, etcétera.

El obelisco fue dedicado a diversas cosas, a las cuales aluden inscripciones en cada una de sus caras, una de ellas es la primera vez que se izó la bandera nacional en la ciudad, en agosto de 1812, en la iglesia de San Nicolás, que se levantaba precisamente donde hoy está el obelisco. En cierta forma, como asesinar al abuelo y erigir un busto a su memoria en el sitio del crimen.

La problemática del tránsito en este punto de la ciudad es muy compleja por eso la plaza ha sufrido diversos cambios en el tiempo. Antiguamente era redonda. La avenida Corrientes se divide en dos por unos metros y el tránsito circula a ambos lados del monumento y la Avenida 9 de Julio se abre en sus dos manos y hacia los costados uno cincuenta metros.

En la Plaza encontramos los escudos de las 24 Provincias Argentina y en la cabecera norte una inmensa placa representando el mapa de Argentina, todos los día se izan los pabellones nacional y el de la Ciudad de Buenos Aires.

En uno de los lados del monumento encontramos esta leyenda que recuerda que en este lugar se izó por primera vez en la Ciudad, agrande la foto y encontrará los datos.

Tamaño: 13.610 m2.

Ubicación: Av. 9 de Julio entre Sarmiento y Lavalle (San Nicolás - Sede Comunal N° 1).

 
El Obelisco: El icono porteño.
Iglesia de San Nicolás de Bari a fines del siglo XIX
La Plaza de la República en 1936. La Av. Corrientes, aún angosta, al fondo
 
06/10/2012   12/01/2013