Plazas y Parques de
Buenos Aires

PLAZA ALFÉREZ SOBRAL

Plaza Alférez Sobral
Agronomía
Almagro
Balvanera
Barracas
Belgrano
Boedo
Caballito
Chacarita
Coghlan
Colegiales
Constitución
Flores
Floresta
La Boca
La Paternal
Liniers
Mataderos
Monserrat
Monte Castro
Nueva Pompeya
Núñez
Palermo
Parque Avellaneda
Parque Chacabuco
Parque Chas
Parque Patricios
Puerto Madero
Recoleta
Retiro
Saavedra
San Cristóbal
San Nicolás
San Telmo
Santa Rita
Vélez Sarsfield
Versalles
Villa Crespo
Villa del Parque
Villa Devoto
Villa Gral. Mitre
Villa Lugano
Villa Luro
Villa Ortúzar
Villa Pueyrredón
Villa Real
Villa Riachuelo
Villa Soldati
Villa Urquiza
Índice

Plaza Alférez Sobral: Ordenanza Nº 37.596-1982, BM Nº 16.752.

Alférez José María Sobral (1880-1961), marino y geólogo argentino que se destacó por un viaje a la Antártida.

Ubicación: Cabello, Salguero, Scalabrini Ortiz y Avenida Las Heras, del barrio de Palermo.

La razón de su nombre se debe a que el Alférez Sobral fue el primer argentino que llego e invernó en la zona antártica, participando en plena juventud de la histórica expedición "Antártica", con el grupo que formaba parte el famoso explorador sueco Nordenskjöld, rescatado más tarde, entre los hielos por la corbeta argentina "Uruguay"

Esta destacada personalidad, realizo importantes estudios en la Universidad de Upsala, donde se graduó como Licenciado en Filosofía y Doctor en Ciencias, especializado en geología y Mineralogía, para actuar luego en la Dirección de Minas, Geología e Hidrología, en la cual cumplió larga y proficua labor, ingresando posteriormente en Yacimientos Petrolíferos Fiscales.

El Alférez Sobral defendió con fervoroso tesón, en numerosos escritos y conferencias, los derechos argentinos en el Polo Sur. José María Sobral, marino, nacido el 14 de abril de 1880 en la ciudad entrerriana de Gualeguaychú, pasó a la historia de los hechos memorables de la Nación. Hombre de mar y de armas, no logró su prestigio en el combate, sino en la misión heroica.

Fue el primer argentino que vivió dos años en la Antártida, entre 1901 y 1903, sin comunicación con el mundo exterior. Ingresó en la Armada Argentina y realizó el primer viaje de la fragata Sarmiento. En 1902 viajó a la Antártida en la expedición científica de Otto Nordenskjöld, permaneciendo 20 meses entre los hielos. A fines de 1901 se organizó en Suecia, con donaciones privadas, una expedición integrada por científicos navegantes, con la misión de explorar el desconocido continente antártico, invernando en él para realizar estudios y mediciones. Estaba dirigida por el sabio geólogo sueco Otto Nordenskjöld y la nave que la realizó fue el velero Antartic que comandaba Carl Anton Larsen.A instancias del teniente Ballvé, Nordenskjöld invitó al gobierno argentino a integrar la expedición enviando a un representante: la elección recayó en el alférez José María Sobral de 21 años. A su regreso, el júbilo y delirio que despertó en la población argentina lo convirtieron en un personaje muy popular. En 1905, luego de solicitar su baja de la Armada, viajó a Suecia para estudiar geología, obteniendo allí el doctorado en la Universidad de Upsala. Sobral se casó y tuvo 9 hijos, cuatro suecos y cinco argentinos. Regresó a la Argentina en 1914 y fue designado director de Hidrología, cargo que desempeñó hasta 1930. Intrigas y envidias lo desplazaron de su puesto, pero el presidente general Agustín P. Justo lo nombró embajador en Noruega. Sobral hablaba 9 idiomas y escribió excelentes artículos en Europa. En 1930 también fue declarado por la Sociedad Hispánica de Nueva York el sabio geógrafo más grande del Hemisferio Sur. Fue tan admirado en Suecia, que los científicos de aquel país llamaron "Sobral" a un mineral descubierto allí. Sobral murió olvidado en Buenos Aires en 1961, el mismo día de la semana en que nació.

 

 
06/10/2012   12/01/2013